Por Casey Hall

SHANGHÁI, 22 abr (Reuters) - En una visita a China esta semana, el Comisario de Agricultura de la UE, Janusz Wojciechowski, dijo que su atención se centrará en aumentar las exportaciones agroalimentarias a la segunda economía mundial y en mantener los alimentos por encima de las crecientes tensiones en el comercio entre China y la UE.

"En el comercio de alimentos, no hay barreras para las importaciones chinas", dijo Wojciechowski en una entrevista en Shanghái el lunes.

"Mi intención es evitar en la medida de lo posible que la agricultura pague los costes de los problemas en otros sectores, lo que a veces puede ocurrir", añadió.

La visita del comisario, que se prolongará hasta el viernes, se produce en un momento en el que China y Europa se enfrentan a un "accidente de tren a cámara lenta", ya que la creciente ola de proteccionismo amenaza con convertirse en una guerra comercial total, advirtió la semana pasada Jens Eskelund, presidente de la Cámara de Comercio Europea en China.

A diferencia de sectores como los paneles solares o los vehículos de nuevas energías, el sector agroalimentario de la Unión Europea registra un superávit de exportación en su comercio con China.

También a diferencia de otros sectores, el comercio abierto de alimentos sigue siendo un "instrumento muy importante para garantizar la seguridad alimentaria en todas partes", razón por la cual las sanciones occidentales a Rusia tras su incursión en Ucrania no se aplicaron a los productos agroalimentarios, dijo Wojciechowski.

El año pasado, las exportaciones de la UE a China ascendieron a 14.600 millones de euros (15.570 millones de dólares), un 8% menos que en 2022, mientras que las importaciones de China a la UE cayeron un 15%, hasta 8.300 millones de euros.

Wojciechowski señaló que hay margen para que las exportaciones de la UE a China crezcan en toda una serie de sectores agroalimentarios, desde el avícola al porcino, el vacuno e incluso el lácteo, un segmento que ya está relativamente avanzado en términos de penetración en China.

"Podemos observar el aumento de consumidores de clase media que buscan alimentos buenos y de alta calidad. Es una oportunidad para que el sector europeo de la alimentación aumente las exportaciones", afirmó.

(1 dólar estadounidense = 0,9379 euros)

(Información de Casey Hall; editado por Sonali Paul; editado en español por Javi West Larrañaga)