Noviembre fue el mejor mes en más de tres décadas para una cartera clásica de acciones y bonos, ya que ambos mercados registraron sus mejores rendimientos en años, según un informe de Bank of America Global Research publicado el viernes.

Una cartera típica 60/40 -la que tiene un 60% en acciones y un 40% en bonos- habría rendido un 9,6% en noviembre, el máximo desde diciembre de 1991, cuando se disolvió la URSS, según BofA.

Sin embargo, advirtieron: "los retrocesos siguen a meses monstruosos" y una cartera de este tipo perdió un 3,2% en el primer trimestre de 1992.

El índice MSCI de acciones mundiales de todos los países subió un 9% en noviembre, su mayor subida mensual desde noviembre de 2020.

El rendimiento del bono del Tesoro estadounidense de referencia a 10 años cayó 52 puntos básicos en el mes, su mayor caída desde 2011. El rendimiento de un bono se mueve de forma inversa a su precio.

En la semana transcurrida hasta el miércoles, los inversores volcaron 75.600 millones de dólares en efectivo, 3.700 millones en bonos y 2.600 millones en acciones, según el informe, y los bonos de alto rendimiento registraron su mayor afluencia en cuatro semanas desde junio de 2020.