El senador Ron Johnson, de Wisconsin, viajaba a un mitin de campaña a bordo del jet privado de Donald Trump a principios de abril cuando decidió abordar la delicada cuestión del voto anticipado.

Mientras el Boeing 757 volaba de Florida a Green Bay (Wisconsin), Johnson presionó al candidato republicano para que aprovechara su discurso para instar a sus partidarios a depositar su voto antes de la jornada electoral.

El voto anticipado suele suscitar un torrente de vitriolo por parte de Trump, que afirma falsamente que es vulnerable al fraude y que le costará las elecciones de 2020.

Pero Johnson es uno de los muchos republicanos de alto rango -muchos de ellos en estados indecisos clave, como Wisconsin- a los que les preocupa que la demonización del voto anticipado por parte de Trump pueda torpedear sus esperanzas de recuperar la Casa Blanca el 5 de noviembre.

"Animé al presidente a que animara a los republicanos de Wisconsin a depositar sus votos", dijo Johnson, añadiendo que no encontró ninguna resistencia por parte de Trump. "Le recomendaría que se subiera a bordo".

"Tenemos que hacer todo lo posible para utilizar plenamente las normas tal y como están escritas. Los demócratas ciertamente lo han hecho", dijo el senador de 69 años, él mismo un reciente converso al voto anticipado.

Pero Trump no sólo no ensalzó la importancia del voto anticipado en el mitin del 2 de abril, sino que dijo a la multitud de más de 3.000 simpatizantes que su objetivo era, en última instancia, limitar la votación únicamente al día de las elecciones, un mensaje recibido con grandes vítores.

Y cuando Johnson -en su tercer mandato en el Senado- subió al escenario del centro de convenciones para instar a los republicanos a votar anticipadamente, fue recibido con tibios aplausos por unas pocas personas.

Los partidarios del voto anticipado dicen que aumenta la participación y evita los problemas de la gente que no puede votar el día de las elecciones por el mal tiempo, problemas logísticos en los colegios electorales o motivos personales. Los grupos de defensa de los derechos de los votantes afirman que no hay datos que demuestren que el voto anticipado pueda dar lugar a la emisión de votos fraudulentos.

En las últimas elecciones presidenciales de 2020, durante la pandemia de COVID-19, el voto anticipado alcanzó nuevos máximos. Y en las elecciones de mitad de mandato de 2022, la mitad de los votantes estadounidenses emitieron su voto antes del día de las elecciones, según la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Las elecciones de noviembre serán una contienda muy reñida entre Trump y el presidente Joe Biden, según sugieren los sondeos de opinión. El titular demócrata derrotó a Trump en Wisconsin por apenas 20.000 votos en 2020 y el estado vuelve a ser un premio importante para ambos partidos.

No seguir una estrategia de voto anticipado en 2024 sería un "suicidio político", dijo Brian Schimming, presidente del Partido Republicano de Wisconsin.

Reuters habló con líderes del Partido Republicano en cuatro de los probables siete estados disputados: Michigan, Wisconsin, Georgia y Carolina del Norte. Dijeron a Reuters que están haciendo un gran esfuerzo para animar a los republicanos a no esperar hasta el día de las elecciones para depositar su voto.

Los recién instalados líderes del Comité Nacional Republicano (RNC) -Michael Whatley y la nuera de Trump, Lara Trump- insisten en que el ex presidente está de acuerdo con el voto anticipado.

"Instamos a todos los republicanos a que vayan a votar anticipadamente, por correo, el día de las elecciones, o el método que mejor les convenga", dijo Claire Zunk, portavoz del RNC, en una declaración a Reuters.

Pero, como subraya la experiencia de Johnson, no está claro que los votantes estén dispuestos a abrazar el nuevo mensaje después de las repetidas y continuas afirmaciones de fraude de Trump.

Suzanne Sliva, una empresaria de 60 años de Lucas, Texas, dijo que ve con recelo el voto anticipado y cree que debería reservarse sólo para circunstancias excepcionales.

"Votar es un día", dijo, mientras esperaba a que Trump hablara en un acto de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) en Dallas, Texas, el pasado fin de semana. "Todo se cuenta en un día y sabemos antes de medianoche quién es el ganador".

Michael McDonald, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Florida que lleva más de 30 años analizando datos electorales, dijo que se necesitarían muchos mensajes para hacer cambiar de opinión a algunos votantes, "sobre todo por parte del propio Trump."

MENSAJES CONTRADICTORIOS

La posición de Trump, sin embargo, sigue sin estar clara. En un mitin de campaña en Nueva Jersey el 11 de mayo, el candidato, por primera vez en un discurso este año, promovió el voto anticipado para las elecciones generales del 5 de noviembre: "Obtenga un voto por correo o en ausencia, vote anticipadamente o vote el día de las elecciones", dijo a sus partidarios.

Sin embargo, en el mismo discurso dijo que "el voto por correo es en gran parte corrupto".

Y, en un mitin el 13 de abril, Trump comparó el voto anticipado con el "robo" del voto. En marzo, calificó de engaño el voto por correo.

De hecho, ha calificado el voto por correo de corrupto o de engaño al menos 11 veces sólo en discursos de este año, según un análisis de Reuters de sus comentarios preparados.

Pero lejos del teleprompter, Trump ha publicado dos veces en Truth Social desde mediados de abril que el voto anticipado es importante.

"Eso realmente no ayuda", dijo Oscar Brock, miembro del comité del RNC de Tennessee y partidario del voto anticipado, refiriéndose a los mensajes contradictorios de Trump.

Los grupos de defensa del derecho al voto acusan al RNC de doble juego al respaldar públicamente el voto anticipado. Señalan que el RNC, los legisladores republicanos en los estados disputados y los grupos conservadores siguen aprobando leyes y presentando demandas que restringen el acceso al voto anticipado.

Los activistas afirman que estos esfuerzos afectan de forma desproporcionada a los grupos minoritarios, que tienden a votar al Partido Demócrata en gran número. Los republicanos niegan la acusación, diciendo que buscan proteger la integridad del proceso de votación.

El portavoz de la campaña de Trump, Steven Cheung, dijo que el ex presidente siempre había abogado por unas elecciones libres y justas, "en las que se cuente cada voto legal y se erradique cualquier caso de fraude."

"Los demócratas han demostrado que están dispuestos a cambiar las reglas de votación en medio de una pandemia que hizo nuestras elecciones más susceptibles al fraude", dijo Cheung.

En las elecciones presidenciales de 2020, durante la pandemia de COVID-19, los funcionarios electorales demócratas de muchos estados ampliaron el voto anticipado añadiendo puntos de entrega de papeletas, ampliando los plazos de votación y aumentando el uso del voto por correo.

El Comité Nacional Demócrata está invirtiendo "decenas de millones" de dólares para promover el voto anticipado y por correo este año, dijo Alex Floyd, director de respuesta rápida del DNC.

En 2020, el 82% de los partidarios de Biden votaron anticipadamente, frente al 62% de los de Trump, según el Pew Research Center, un think tank independiente con sede en Washington. Casi el doble de votantes de Biden enviaron su voto por correo en comparación con los partidarios de Trump, según Pew.

ESTADOS INDECISOS

A pesar de los mensajes contradictorios de Trump, los presidentes de los partidos republicanos estatales en los cuatro estados indecisos dijeron a Reuters que siguen adelante con el impulso del voto anticipado.

Josh McKoon, presidente del Partido Republicano en Georgia, dijo que el partido envió el 29 de abril un vídeo promoviendo el voto anticipado a 70.000 republicanos registrados a través de las redes sociales y el correo electrónico.

En Carolina del Norte, el presidente republicano Jason Simmons dijo que el partido está celebrando sesiones de formación con los presidentes de condados y distritos sobre cómo enviar mensajes a los votantes sobre la importancia del voto anticipado, mientras que en Michigan, el presidente del Partido Republicano Pete Hoekstra está impulsando el voto anticipado cada vez que habla con activistas de base en todo el estado.

En Wisconsin, Schimming, el presidente del partido, dijo que altos cargos republicanos del estado habían difundido vídeos de ellos mismos votando anticipadamente en las primarias de este año para reforzar su mensaje de depositar el voto antes del día de las elecciones.

Y en Pensilvania, el Comité de Liderazgo Estatal Republicano, junto con otros dos grupos republicanos, ha lanzado una iniciativa de 10 millones de dólares para promover el voto por correo en el estado, un impulso del que Reuters informó por primera vez.

Turning Point Action, un grupo conservador antaño escéptico respecto al voto anticipado, afirma que planea gastar más de 100 millones de dólares en Wisconsin, Arizona y Michigan para persuadir a los republicanos que rara vez votan de que lo hagan.

Andrew Kolvet, portavoz de TPA, dijo que esperan que la mayoría de esos votos se emitan antes del día de las elecciones.

LITIGIO

Celina Stewart, consejera jefe de la Liga de Mujeres Votantes, un grupo no partidista de defensa del derecho al voto, dijo que el voto anticipado hace que el proceso electoral sea más seguro porque permite detectar errores. Unos 47 estados utilizan alguna forma de voto anticipado, añadió.

Pero en cinco estados indecisos este año -Arizona, Georgia, Pensilvania, Wisconsin y Carolina del Norte- los legisladores republicanos han aprobado o presentado 28 veces proyectos de ley destinados a restringir el acceso al voto anticipado, según un análisis de Reuters de la legislación en las cámaras estatales.

Los proyectos de ley buscaban múltiples formas de restringir el acceso al voto anticipado. Incluían tres disposiciones para eliminar por completo el voto anticipado en persona, 15 para facilitar que la gente no votara anticipadamente y siete para reducir los lugares de votación anticipada, según el recuento de Reuters.

El RNC también ha presentado o apoya 29 demandas judiciales destinadas a restringir el voto anticipado, 17 de las cuales se refieren al voto por correo, según Democracy Docket, un grupo progresista de defensa del derecho al voto que realiza un seguimiento de los litigios relacionados con las elecciones.

"Los republicanos intentan atraer a sus votantes y, al mismo tiempo, existe una presión para suprimir el voto y restringir el acceso al mismo", afirmó Wendy Weiser, vicepresidenta para la democracia del Centro Brennan para la Justicia de la Universidad de Nueva York, una organización no partidista.

Las investigaciones demuestran que restringir el acceso al voto anticipado "reduce desproporcionadamente el acceso y la participación de los votantes de color", dijo Weiser, porque a menudo tienen varios trabajos o carecen de medios de transporte, lo que dificulta su acceso a los colegios electorales el día de las elecciones.

Zunk, el portavoz del RNC, no respondió directamente a las preguntas de Reuters sobre las demandas o los esfuerzos legislativos, pero dijo que el partido estaba "dedicado a asegurar el voto en todo el país para que todos los votantes puedan confiar plenamente en unas elecciones justas."