Los fondos de renta variable estadounidenses registraron salidas por segunda semana consecutiva en los siete días transcurridos hasta el 6 de diciembre debido a cierta cautela de los inversores a la espera de los datos económicos que podrían ofrecer más información sobre la trayectoria de los tipos de interés de la Reserva Federal.

Los inversores salieron de fondos de renta variable estadounidense por un valor neto de 577 millones de dólares durante el periodo, aunque esta cifra fue sustancialmente inferior a los 3.260 millones de dólares de ventas netas de los siete días anteriores.

El informe de nóminas no agrícolas de noviembre pondrá a prueba si el reciente optimismo del mercado sobre la bajada de los tipos es prematuro.

Algunos analistas prevén el llamado rally de Santa Claus, que anticipa un repunte de la renta variable desde un mínimo previsto para mediados de diciembre, a menudo impulsado por la cosecha de pérdidas fiscales, en la que los inversores venden acciones con un rendimiento inferior para obtener beneficios fiscales.

Los fondos de renta variable de gran capitalización registraron su primera salida semanal en siete semanas, por un total de 450 millones de dólares. Los fondos de mediana capitalización tuvieron salidas de 1.030 millones de dólares, mientras que los fondos de pequeña y multicapitalización registraron compras netas de 1.200 y 651 millones de dólares, respectivamente.

Los fondos sectoriales de renta variable estadounidense recibieron aún entradas por valor de unos 2.890 millones de dólares, y los de los sectores financiero, inmobiliario y de servicios de comunicación obtuvieron 1.320 millones de dólares, 884 millones de dólares y 550 millones de dólares, respectivamente.

Los inversores, mientras tanto, siguieron acumulando fondos del mercado monetario por séptima semana consecutiva, ya que volcaron en estos fondos unos 54.580 millones de dólares.

Por otra parte, los inversores retiraron 2.560 millones de dólares de los fondos de bonos estadounidenses, ampliando las ventas netas a una tercera semana consecutiva.

Vendieron fondos estadounidenses de renta fija gubernamental y del Tesoro cortos/intermedios, y de renta fija general doméstica imponible por valor de 3.940 millones de dólares y 1.510 millones de dólares, respectivamente, mientras que aseguraron fondos de alto rendimiento y de grado de inversión cortos/intermedios por valor de 1.930 millones de dólares y 572 millones de dólares, respectivamente.