Los fondos de renta variable estadounidenses sufrieron fuertes salidas en los siete días transcurridos hasta el 17 de abril, ya que los inversores prevén la prolongación de los tipos de interés restrictivos en medio de una inflación persistente en una economía estadounidense resistente.

La escalada del conflicto en Oriente Próximo tras el ataque de Irán a Israel también mermó el apetito por el riesgo.

Según los datos de LSEG, los inversores se deshicieron de fondos de renta variable estadounidense por un valor neto de 21.150 millones de dólares, la mayor cifra en una semana desde el 21 de diciembre de 2022.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, al comentar las recientes tendencias de la inflación estadounidense, indicó el martes que el banco central podría continuar con su política monetaria restrictiva si la inflación sigue siendo elevada.

Los fondos de renta variable estadounidense de gran capitalización sufrieron ventas netas por valor de 11.590 millones de dólares, la mayor salida en una semana desde el 7 de febrero. Los fondos de pequeña, mediana y multi-capitalización sufrieron ventas netas de 2.710 millones de dólares, 2.130 millones de dólares y 526 millones de dólares, respectivamente, durante la semana.

Los inversores estadounidenses se deshicieron de fondos de consumo discrecional, asistencia sanitaria y oro y metales preciosos por un valor neto de 701 millones de dólares, 651 millones de dólares y 447 millones de dólares, respectivamente, pero compraron alrededor de 281 millones de dólares netos en fondos del sector financiero.

Los fondos de bonos estadounidenses registraron una salida semanal de 3.830 millones de dólares, la mayor venta neta desde mediados de diciembre.

Los inversores retiraron 2.360 millones de dólares netos de los fondos de bonos imponibles estadounidenses y 1.470 millones de los fondos de bonos municipales.

Los fondos cortos/intermedios del gobierno y del tesoro de EE.UU., y los fondos cortos/intermedios de grado de inversión atrajeron unas entradas netas de 805 millones de dólares y 284 millones de dólares, respectivamente.

Los fondos del mercado monetario registraron ventas netas por valor de 118.100 millones de dólares, la mayor salida semanal desde al menos julio de 2020.