Los inversores británicos se volcaron en febrero en los fondos de renta variable de Estados Unidos al ritmo más rápido en al menos nueve años, ya que los valores tecnológicos llevaron a los mercados estadounidenses a máximos históricos, según informó el martes la red de fondos Calastone.

Algo más de 2.500 millones de libras (3.170 millones de dólares) fluyeron hacia fondos de renta variable norteamericanos el mes pasado, según Calastone, la mayor cifra registrada en nueve años.

Los inversores británicos se han visto arrastrados por un potente rally impulsado por el entusiasmo ante la inteligencia artificial y la posibilidad de que la Reserva Federal recorte pronto los tipos de interés.

Ha impulsado a los índices bursátiles estadounidenses S&P 500 y Nasdaq más allá de sus máximos de finales de 2021 y principios de 2022 hasta nuevos máximos históricos.

"El riesgo ha vuelto con fuerza", afirmó Edward Glyn, responsable de mercados globales de Calastone.

"El mercado bursátil estadounidense se ha disparado una quinta parte desde finales de octubre, impulsando desde entonces la aceleración de las entradas de fondos. El repunte ha sido impulsado sobre todo por los valores tecnológicos".

Sin embargo, los inversores británicos siguen poco entusiasmados con las acciones nacionales, ya que en febrero salieron 633 millones de libras de los fondos del Reino Unido, con lo que 2024 va camino de ser el cuarto año consecutivo de salidas. "El mercado de valores del Reino Unido ha registrado una ligera subida... pero nada puede persuadir a los inversores británicos de que añadan capital a su mercado nacional", afirmó Glyn.

Los inversores siguieron comprando en fondos del mercado monetario, que atrajeron 78 millones de libras, aunque esta cifra fue muy inferior a la media mensual de 400 millones de libras registrada en 2023.

Los fondos de bonos captaron 329 millones de libras, su mejor mes desde junio de 2023.

Las cifras de Calastone, que siguen principalmente las decisiones de los inversores minoristas, no son exhaustivas, pero dan una buena idea de los flujos en el Reino Unido. (1 $ = 0,7885 libras) (Información de Harry Robertson; edición de Jonathan Oatis)