La disputa, que se produce apenas unas horas antes de la conclusión prevista de las conversaciones del G20, pone de relieve la profunda división entre los miembros del grupo por la escalada de las tensiones geopolíticas que el presidente Brasil se esfuerza por enmendar.

El ministro alemán de Finanzas, Christian Lindner, dijo el jueves que había motivos para confiar en que los ministros de Finanzas del G20 acordarían un comunicado con una referencia a los riesgos geopolíticos para el crecimiento económico.

Pero los ministros de Finanzas del G20 y los gobernadores de los bancos centrales aún tienen que ponerse de acuerdo sobre algunas partes del comunicado, dijeron las fuentes.

El grupo G7 de naciones occidentales ricas y Japón respaldan la idea de referirse a la guerra "sobre" Ucrania, mientras que Rusia quiere describirla como la guerra "en" Ucrania, dijeron las dos fuentes, una de las cuales pertenece a la delegación brasileña.

Los países del G7 también están respaldando un lenguaje que describa la guerra en Gaza como una "crisis humanitaria" sin mencionar a Israel, dijeron las fuentes.

Japón comunicó el miércoles a sus homólogos del G20 que condena los actos terroristas de Hamás y que está profundamente preocupado por la crisis humanitaria en Gaza, según declaró a la prensa el viceministro de Finanzas para Asuntos Internacionales, Masato Kanda.

Los funcionarios brasileños anfitriones del evento han intentado centrar las conversaciones en la cooperación económica para abordar cuestiones como el cambio climático y la pobreza, pero algunos países, entre ellos Alemania, han presionado para lograr una declaración conjunta que mencione las guerras en Ucrania y Gaza.

Lindner insistió en que no se puede seguir como hasta ahora, ya que hay una guerra contra Ucrania, el "terror" de Hamás y una situación humanitaria en Gaza.

"Todo esto no puede dejarnos fríos, todo esto debe discutirse aquí", dijo a los periodistas, añadiendo que había razones para confiar en que podría haber un comunicado. "Se ha preparado un borrador que refleja la petición de que se discutan las cuestiones geopolíticas", dijo.

La presidencia brasileña del G20 también pretende elaborar una declaración sobre fiscalidad internacional para la reunión del grupo de julio, según declaró el jueves el ministro de Finanzas del país, reiterando una petición de soluciones para garantizar el aumento de las contribuciones fiscales de los superricos.

En su intervención en la apertura de la reunión del grupo de finanzas del G20 sobre fiscalidad en Sao Paulo, el ministro de Finanzas, Fernando Haddad, dijo que Brasil espera que la declaración sea "equilibrada pero ambiciosa".

Diagnosticado con COVID-19 a principios de esta semana y no presente físicamente en las reuniones del grupo hasta el miércoles, Haddad acudió el jueves a la sede de las reuniones tras dar negativo en las pruebas.

En un discurso virtual pronunciado el miércoles, ya había anunciado que Brasil propondría debates sobre un impuesto mínimo mundial sobre el patrimonio, lo que podría añadir otra dimensión a la cooperación fiscal internacional.