Un vistazo a la jornada en los mercados asiáticos.

El apetito de los inversores por las acciones y los activos de riesgo no muestra signos de menguar, lo que, a falta de datos económicos o acontecimientos importantes que muevan los mercados en Asia el martes, debería allanar el camino para nuevas ganancias en todo el continente cuando se inicien las operaciones.

Los movimientos del lunes en los mercados mundiales encapsularon el "FOMO" que parece estar alimentando el actual repunte del riesgo: la volatilidad, el dólar, los rendimientos de los bonos y la incertidumbre geopolítica subieron en distintos grados, pero a pesar de ello la renta variable marchó al alza.

El "miedo a perderse algo" -que algunos podrían decir que no está tan alejado de la "exuberancia irracional"- es una fuerza poderosa. Pero también puede ser una señal de alarma, especialmente cuando los bajistas del mercado de toda la vida se unen al frenesí.

El estratega de renta variable estadounidense de Morgan Stanley, Mike Wilson, no ha sido el único oso de Wall Street en los últimos dos años, pero sin duda ha sido uno de los más destacados.

El lunes, él y su equipo elevaron su previsión base a 12 meses para el S&P 500 hasta los 5400 puntos. Eso es sólo un 2% más que al cierre del viernes, pero un 20% más que su anterior previsión de 4500.

Sólo el tiempo dirá si el giro de Wilson será un indicio de que la exuberancia de los inversores se ha vuelto irracional. Ahora mismo, sin embargo, al menos hasta los resultados del fabricante de chips Nvidia del miércoles, los alcistas del mercado tienen firmemente el control.

Y Asia también está disfrutando del paseo.

El índice MSCI de renta variable asiática sin Japón alcanzó el lunes un máximo de dos años con su séptima subida consecutiva, su mejor racha desde enero del año pasado. Otra subida el martes sellará su mejor racha desde agosto-septiembre de 2021.

El Nikkei japonés ha vuelto a superar los 39.000 puntos por primera vez en más de un mes, y el dólar ha vuelto a superar los 156,00 yenes. El dólar se encuentra ahora a un yen, más o menos, de donde se cree que las autoridades japonesas llevaron a cabo una intervención de compra de yenes el 1 de mayo.

La intervención parece poco probable en estos momentos, pero los operadores de divisas no se conformarán. Los últimos datos de la Commodity Futures Trading Commission muestran que los especuladores redujeron sus posiciones cortas netas en yenes por tercera semana consecutiva, pero no por mucho.

El principal acontecimiento del martes en el calendario de Asia y el Pacífico es la publicación de las actas de la reunión de política monetaria del 7 de mayo del Banco de la Reserva de Australia.

El Banco de la Reserva de Australia acalló en su momento las habladurías del mercado sobre una subida de los tipos de interés a corto plazo, pero tampoco dio muchas posibilidades de un recorte en los próximos meses. El dólar australiano ha recuperado su aplomo desde entonces para subir a máximos de cuatro meses justo por encima de los 0,67 dólares.

Los mercados de tipos australianos no están valorando plenamente un recorte de tipos de 25 puntos básicos hasta abril del año que viene.

Estos son los acontecimientos clave que podrían proporcionar más dirección a los mercados el martes:

- Actas de la reunión del Banco de la Reserva de Australia

- Sentimiento del consumidor australiano (mayo)

- El gobierno de Indonesia presenta al parlamento las previsiones económicas para 2025