BODOE, NORUEGA/LULEA, SUECIA, 4 mar (Reuters) - Las fuerzas armadas suecas se unieron el lunes a la OTAN para realizar maniobras, aportando soldados, helicópteros y aviones de combate, mientras la alianza lleva a cabo su mayor serie de ejercicios militares desde el final de la Guerra Fría.

Suecia está a punto de ingresar en la OTAN, posiblemente en cuestión de días, tras obtener la última ratificación pendiente la semana pasada.

Los ejercicios -en los que participan más de 20.000 soldados de más de una docena de países- tienen lugar muy al norte en Europa, una zona que está experimentando cambios con la adhesión de Suecia y Finlandia, que dieron la espalda a su larga historia de no alineamiento después de que Rusia invadiera Ucrania hace dos años.

En Bodoe, en el norte de Noruega, los F-35 estadounidenses y noruegos se unieron a los F-18 finlandeses y a los cazas Gripen suecos que volaban a baja altura sobre el cielo de la base militar de Camp Bodin, como parte de una primera prueba de un centro de operaciones aéreas nórdico conjunto, una parte clave de los simulacros.

"El nuevo concepto ahora es que intentamos integrarnos aún más y eso es posible gracias a la nueva incorporación a la OTAN de Finlandia y la próxima incorporación de Suecia", dijo el General de División Rolf Folland, Jefe de las Fuerzas Aéreas noruegas y responsable del nuevo centro.

"Así se elimina un nuevo obstáculo para la integración total y eso hace posible que podamos trabajar como una sola potencia aérea en tiempos de paz, de crisis y de guerra", añadió.

Alrededor de 90.000 soldados participarán en las maniobras de la OTAN, que se prolongarán hasta mayo e incluirán más de 50 buques, así como aviones, tanques y otros vehículos blindados.

UNA FLOTA NÓRDICA

Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca acordaron el año pasado comenzar a crear una defensa aérea nórdica unificada destinada a contrarrestar la creciente amenaza de Rusia.

La integración de las fuerzas aéreas nórdicas creará una flota regional de unos 250 cazas, equiparable a la de una potencia militar como Reino Unido, y funcionará como una disuasión creíble frente posibles atacantes.

"Será una contribución masiva en términos de poder aéreo y control de los cielos de toda la región báltica, nórdica y septentrional", dijo William Alberque, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, un destacado centro de investigación.

Suecia, que no ha estado en guerra desde hace dos siglos, se ha acercado cada vez más a la OTAN en las últimas décadas.

"Tenemos muchos puntos fuertes a la hora de operar y conectar nuestros sistemas, y podemos aportarlos a los países nórdicos y a la OTAN", dijo el General de División Jonas Wikman, jefe de las Fuerzas Aéreas Suecas.

(Reporte de Niklas Pollard; Editado en español por Aida Peláez-Fernández)