Por Guy Faulconbridge

MOSCÚ, 21 abr (Reuters) - Rusia dijo el domingo que la aprobación de 60.840 millones de dólares adicionales en ayuda para Ucrania por parte de los legisladores estadounidenses demuestra que Washington se está adentrando mucho más en una guerra híbrida contra Moscú que acabaría en una humillación a la altura de los conflictos de Vietnam o Afganistán.

Según diplomáticos rusos y estadounidenses, la invasión a gran escala de Ucrania por parte del presidente Vladímir Putin en 2022 ha desencadenado la peor caída en las relaciones entre Rusia y Occidente desde la Crisis de los Misiles de Cuba de 1962.

El sábado, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó con un amplio apoyo bipartidista un paquete legislativo de 95.000 millones de dólares que proporciona ayuda de seguridad a Ucrania, Israel y Taiwán, a pesar de las enconadas objeciones de algunos republicanos de extrema derecha.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, dijo que estaba claro que Estados Unidos quería que Ucrania "luche hasta el último ucraniano", incluso con ataques a territorio soberano ruso y a civiles.

"La inmersión cada vez más profunda de Washington en la guerra híbrida contra Rusia se convertirá en un fiasco estrepitoso y humillante para Estados Unidos, como Vietnam y Afganistán", dijo Zakharova.

Rusia, dijo, dará "una respuesta incondicional y resuelta" a la medida de Estados Unidos de involucrarse más en la guerra de Ucrania.

El director de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, William Burns, advirtió la semana pasada que sin más apoyo militar estadounidense Ucrania podría perder en el campo de batalla, pero que con apoyo las fuerzas de Kiev podrían resistir este año.

Estados Unidos ha descartado en repetidas ocasiones el envío de tropas propias o de otros miembros de la OTAN a Ucrania, que libra una cruenta guerra de artillería y drones con Rusia a lo largo de un frente de 1.000 km fuertemente fortificado.

Estados Unidos perdió más de 58.000 militares en la guerra de Vietnam (1955-1975), que terminó con la victoria del Vietnam del Norte comunista y la toma del poder en el Sur, mientras que cientos de miles de civiles perdieron la vida.

En la guerra de Afganistán de 2001-2021, Estados Unidos informó de 2.459 muertos y más de 20.000 heridos en el conflicto, que terminó con la retirada de las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos y la vuelta al poder del movimiento islamista talibán.

La Unión Soviética perdió 14.453 efectivos en la guerra de 1979-1989 en Afganistán. Las muertes de civiles en ambas guerras de Afganistán fueron enormes.

GUERRA EN UCRANIA

Rusia controla actualmente cerca del 18% de Ucrania, en el este y el sur del país, y ha ido ganando terreno desde que la contraofensiva de Kiev de 2023 fracasó en su intento de lograr avances serios contra las tropas rusas atrincheradas tras campos de minas patrullados por drones y vigilados por artillería pesada.

Ucrania lleva meses rogando a Estados Unidos que libere más dinero y armas para ayudarla a luchar, aunque los funcionarios rusos han afirmado que la ayuda estadounidense no cambiará el curso final de la guerra.

Zakharova afirmó que los ucranianos comunes están siendo "llevados a la fuerza al matadero como carne de cañón", pero que Estados Unidos ya no apostaba por una victoria ucraniana contra Rusia. Washington, dijo, espera que Ucrania pueda aguantar hasta las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre.

El paquete legislativo estadounidense incluye medidas que permitirían a Estados Unidos embargar miles de millones de dólares en activos rusos congelados por las sanciones impuestas a Moscú. Eso, dijo Zakharova, es simplemente un "robo", añadiendo que los verdaderos beneficiarios de todo el paquete son las empresas de defensa estadounidenses.

Los líderes de Occidente y Ucrania han presentado la guerra en Ucrania como una apropiación de tierras al estilo imperial que demuestra que la Rusia postsoviética es una de las dos mayores amenazas para la estabilidad mundial, junto con China.

Putin presenta la guerra como parte de una lucha mucho más amplia con Estados Unidos, que según él ignoró los intereses de Moscú tras la desintegración de la Unión Soviética en 1991 y luego conspiró para dividir a Rusia y apoderarse de sus recursos naturales.

Occidente niega que quiera destruir a Rusia, que a su vez niega que pretenda invadir ningún Estado miembro de la OTAN.

(Reporte de Reuters; Editado en Español por Ricardo Figueroa)