El hombre, Khalid Mehdiyev, pasó dos días de la semana pasada frente a la casa de Alinejad, y en un momento dado intentó abrir la puerta, escribió un agente del FBI en una denuncia presentada en un tribunal federal de Manhattan la semana pasada. La policía lo detuvo después de que se saltara una señal de stop y encontró el arma en el asiento trasero del coche, según la denuncia.

Alinejad, que consideró el incidente como un atentado contra su vida por parte de Teherán, dijo: "Lo que hizo el régimen iraní, primero intentando secuestrarme y ahora enviando a alguien aquí para intentar matarme, es un patrón. Es una continuación de su forma de oprimir a los disidentes dentro y fuera de Irán".

El miércoles, Sullivan dijo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, seguirá recibiendo información actualizada sobre su situación, y añadió que la administración seguirá protegiendo a sus ciudadanos y disidentes de las amenazas de la nación del Golfo Pérsico.

"...el Gobierno de Estados Unidos utilizará todas las herramientas a su disposición para desbaratar y disuadir las amenazas de Irán, incluidas las que tienen como objetivo a los ciudadanos estadounidenses y a los disidentes que viven en Estados Unidos", dice el comunicado del NSC.

El año pasado, se dijo que Alinejad era el objetivo de un complot de secuestro respaldado por Teherán. Ha promovido vídeos de mujeres que violan la ley iraní de cubrirse la cabeza entre sus millones de seguidores de las redes sociales.