15 abr (Reuters) - El Tribunal Supremo de Estados Unidos permitió el lunes que entrara en vigor una ley respaldada por los republicanos en Idaho que penaliza ampliamente la atención con perspectiva de género para menores de edad trans, después de que un juez federal la bloqueara por inconstitucional.

Los magistrados accedieron a la petición del fiscal general republicano de Idaho, Raúl Labrador, de limitar la medida cautelar emitida por la juez federal de distrito Lynn Winmill, que dictaminó que la ley violaba las garantías de la 14ª Enmienda de la constitución sobre el debido proceso y la igualdad de protección ante la ley, mientras el estado presenta un recurso de apelación.

La orden del Tribunal Supremo permite al Estado aplicar la prohibición a todos, excepto a los demandantes que la impugnaron.

En respuesta a una demanda interpuesta por dos chicas trans de 15 y 16 años y sus padres, Winmill bloqueó la ley de Idaho, denominada Ley de Protección de la Infancia Vulnerable, días antes de que entrara en vigor el 1 de enero.

La ley, una de las numerosas medidas similares aprobadas en los últimos años por estados gobernados por republicanos, se centra en la medicación o las intervenciones quirúrgicas para adolescentes con disforia de género, el diagnóstico clínico de la angustia que puede provocar la incongruencia entre la identidad de género de una persona y el sexo que se le asignó al nacer.

"La ley sólo regula el uso experimental, peligroso e ineficaz de estos procedimientos para tratar de resolver la disforia de género haciendo que el cuerpo de un niño se parezca más al sexo opuesto", dijo el Estado en los documentos judiciales.

Los demandantes, representados por la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, interpusieron una demanda ante un tribunal federal alegando que la ley es inconstitucional porque discrimina en función del sexo y de la condición trans.

La atención con perspectiva de género que reciben los demandantes han mejorado su salud mental y les han permitido convertirse en "adolescentes prósperos", según un escrito presentado ante el tribunal.

Tras señalar que la ley impide a los menores de edad trans acceder a tratamientos médicos a los que sí pueden acceder otros niños, Winmill bloqueó la ley porque discrimina ilegalmente por razón de sexo y condición trans. La 14ª Enmienda protege a las "minorías desfavorecidas" de la extralimitación legislativa, escribió el juez.

Después de que el Tribunal de Apelaciones del 9º Circuito de EEUU, con sede en San Francisco, se negara a levantar la medida cautelar, Labrador, respaldado por el grupo jurídico conservador Alliance Defending Freedom, pidió al Tribunal Supremo que interviniera.

Calificando a los demandantes de "adolescentes con disforia de género", Labrador dijo a los jueces en un escrito: "Cada día que la ley de Idaho permanece paralizada expone a niños vulnerables a procedimientos médicos arriesgados y peligrosos e infringe el poder soberano de Idaho para hacer cumplir su ley democráticamente promulgada".

(Reportaje de Andrew Chung en Nueva York; información adicional de John Kruzel en Washington; Editado en español por Héctor Espinoza)