Turquía acusó el miércoles a Estados Unidos de tener una política de doble rasero en materia de derechos humanos, afirmando que el informe anual de derechos de Washington no reflejaba las agresiones de Israel en Gaza.

El ministerio turco de Asuntos Exteriores dijo en un comunicado que estaba profundamente preocupado por el hecho de que el informe estadounidense no reflejara "debidamente los continuos ataques inhumanos en Gaza".

El informe se elaboró con "motivos políticos, lejos de la imparcialidad y la objetividad", afirmó, y pidió a Washington que pusiera fin a su "política de doble rasero en materia de derechos humanos".

También citaba los vínculos de Estados Unidos con la milicia kurda siria YPG, que Ankara considera una organización terrorista.

Las fuerzas israelíes han matado a más de 34.000 palestinos en Gaza, según las autoridades sanitarias de la zona, muchos de ellos civiles y niños. El enclave ha quedado reducido a un erial y la extrema escasez de alimentos ha hecho temer una hambruna.

Israel lanzó su asalto en respuesta a un ataque del grupo militante Hamás el 7 de octubre en el que, según Israel, murieron 1.200 personas. Niega las acusaciones de causar deliberadamente sufrimiento humanitario y de atacar a civiles.

Turquía ha denunciado a Israel por su campaña en Gaza y ha pedido un alto el fuego. También ha criticado a los países occidentales por lo que denomina su apoyo incondicional a Israel.

En su informe, el Departamento de Estado estadounidense afirmó que la guerra de Israel contra Hamás había tenido un "impacto negativo significativo" en la situación de los derechos humanos en Israel.

El lunes, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, rechazó las sugerencias de que Washington pudiera tener un doble rasero respecto al historial de Israel.