Energía: A pesar de los vientos en contra, los precios del petróleo repuntaron la semana pasada, con los operadores centrados en los últimos datos de inflación de Estados Unidos. Los datos, más débiles de lo previsto, dan a la Reserva Federal más margen de maniobra para relajar su política monetaria, lo que es una excelente noticia para los activos de riesgo. Volvamos a los vientos en contra: por un lado, la Agencia Internacional de la Energía ha vuelto a revisar a la baja sus previsiones de crecimiento de la demanda mundial de petróleo y, por otro, los inventarios semanales aumentaron sorprendentemente en 3,7 millones de barriles. En cuanto a los precios, el crudo Brent cotiza al alza, en torno a los 83,3 dólares, mientras que el WTI ronda los 78,80 dólares.

Metales: Continúa la consolidación en el segmento de los metales industriales. Las últimas estadísticas chinas han hecho poco por despertar el interés financiero por los metales, lo que explica el letargo del cobre, que cotiza en Londres a 9,794 USD (precio al contado). La misma suerte corrió el níquel, que cayó por cuarta semana consecutiva a 17645 USD. El oro, en cambio, evoluciona bien gracias a la combinación de la caída de la inflación en Estados Unidos y del rendimiento de los bonos estadounidenses.

Productos agrícolas: El bushel de maíz se recupera en Chicago, apoyado por la preocupación por el aumento de las temperaturas en Estados Unidos. El contrato de maíz (con vencimiento en julio de 2024) cotiza a 456 céntimos. También en Chicago, el trigo lucha por recuperarse y se estabiliza en torno a los 613 céntimos (también vence en julio de 2024).

Visión general de las materias primas:  El petróleo opone resistencia
Principales índices de materias primas de S&P